Ir arriba

Santa Marta & Tayrona

“Santa Marta está situada en el paraíso”. Elisee Reclus, viajero inglés en el año 1800.

Viajes a Colombia | Destino TayronaEn las playas de Tayrona os sentiréis como auténticos exploradores. A un lado, la frondosidad impenetrable de la selva, donde se esconden  vestigios de la cultura indígena de los Tayrona y numerosas especies endémicas de flora y fauna; al otro, el horizonte sin fin color turquesa del mar Caribe. Y es que en Tayrona se dan cita la mayor variedad de ecosistemas de Colombia: bosques seco, húmedo y nublado, manglares, arrecifes coralinos, praderas de algas y fondos arenosos.

Os podéis adentrar en la espesa vegetación de Tayrona mediante una ruta de senderismo, o bien en busca de restos arqueológicos como los del “Pueblito”, la Ciudad Perdida de los Tayrona. También podéis tratar de encontrar algunas de las miles de especies endémicas colombianas que habitan en el parque, ya sean reptiles, anfibios, monos y otros mamíferos pequeños, o disfrutar del vuelo de las aves que vigilan el parque desde el cielo como el águila blanca. Si preferís explorar la fauna marina, hay buenas opciones de buceo.

En la Sierra Nevada de Santa Marta sobresale el Pico Cristóbal Colón, que con sus casi 4.000 metros es la cumbre litoral más alta del mundo, cuyas estribaciones caen hasta la costa y dejan un precioso paisaje rocoso. En las zonas más recónditas viven aún treinta mil indígenas pertenecientes a cuatro grupos étnicos diferentes.

La ciudad de Santa Marta, capital regional, destaca por ser la ciudad más antigua de Colombia (1525) y por ser la localidad donde murió el Libertador Simón Bolívar el 17 de diciembre de 1830. De hecho, el aeropuerto en el que aterrizáis lleva su nombre. A 4 kilómetros, en Taganga, hay un antiguo asentamiento indígena rodeado por una preciosa bahía.

Los imprescindibles de Santa Marta & Tayrona:

  • Un baño en La Piscina Natural, construida, según la leyenda, por los indígenas para la pesca.
  • La playa de Cabo de San Juan de Guía, el mejor lugar para desconectar del mundo, relajarse y disfrutar de los reflejos del sol en el agua.
  • Una ruta senderista, observación de aves o buceo; cualquier opción es buena para ver la fauna de Tayrona.
  • La imponente visión de la sierra, con sus nubes perpetuas y toda la selva que escala hasta su cima.
  • Un paseo vespertino por la avenida del Fundador, el paseo marítimo de Santa Marta, con infinidad de bares y restaurantes para tomar algo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra página web, por motivos de seguridad, análisis de tráfico y para obtener una mayor eficacia y personalización de los servicios ofrecidos a los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.