Ir arriba

Villa de Leyva

“Amé a mi patria; cuánto fue ese amor, lo dirá algún día la historia. No tengo que dejar a mis hijos sino mi recuerdo; a mi patria le dejo mis cenizas”. Antonio Nariño, precursor de la independencia, antes de morir en Villa de Leyva en 1823.

Viajes a Colombia | Plaza de Villa de LeyvaHay quien dice que Villa de Leyva le recuerda a un pueblecito de Andalucía: casas encaladas, ventanas y puertas de madera, balcones de influencia morisca… La razón es que la ciudad fue construida en 1572 bajo las normas arquitectónicas españolas, y lo mejor de todo es que se mantiene inalterable desde entonces. Por eso Villa de Leyva es uno de los rincones coloniales más bonitos y mejor conservados de Colombia. Una diferencia fundamental es la temperatura, entre 17 y 18º todo el año. La ciudad está ubicada entre las montañas, por eso es necesario ir provisto de gorro y guantes y se recomienda tomar un chocolate caliente con queso (sí, con queso) al llegar a su enorme Plaza Mayor,  la más grande de Colombia con 14.000 metros cuadrados.

Este lugar es el centro de toda la actividad comercial y de festivales, como el de cometas en agosto y el de las luces en diciembre. Después podemos pasear tranquilamente por sus callecitas empedradas y comprar algún producto de artesanía boyacense, sobre todo algo de alfarería procedente del cercano pueblo de Ráquira.

Al margen de su pasado colonial, no podemos olvidar que este territorio perteneció un día a los indígenas muiscas. Debido a la situación estratégica de la zona, en la cordillera oriental de los Andes, ellos construyeron un observatorio astronómico conocido como El infiernito, a apenas 8 kilómetros de Villa de Leyva, donde levantaron monolitos con formas fálicas para pedir por la fecundidad.

Y si Villa de Leyva nos conduce a los orígenes de la Colombia colonial, la Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá es un retorno a uno mismo. Una meca de peregrinaje para muchos colombianos, que la utilizan como lugar de retiro espiritual. Es el lugar donde se venera a la patrona de Colombia no sólo cada 9 de julio, día de su fiesta patronal, si no todos los domingos en los que los lugareños acuden a misa a rezar a su Virgen. El mismo Simón Bolívar vino en varias ocasiones a este lugar para pedir por el éxito de su misión libertadora.

Los imprescindibles de Villa de Leyva:

  • Beber un café o un chocolate bien caliente en la Plaza Mayor, ideal para entrar en calor.
  • Visitar el Convento del Santo Ecce Homo, construido en el siglo XVII por los frailes dominicos, primeros evangelizadores de América.
  • Respirar la espiritualidad de la catedral de Chiquinquirá, diseñada en estilo neoclásico (1796) por el arquitecto valenciano Fray Domingo Buix de Petrés.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra página web, por motivos de seguridad, análisis de tráfico y para obtener una mayor eficacia y personalización de los servicios ofrecidos a los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.